“Busco trabajo de lo que sea”

Un jerezano llena su coche de carteles ofreciéndose para trabajar, “harto” de dejar a su familia durante meses para irse a Mallorca. Lleva así 25 años.

 Por Marga Segura

Se llama Jesús Merino. 44 años. Padre de familia, con dos hijos de 17 y 11 años. Y busca trabajo “de lo que sea”. Tanto es así, tal es su necesidad y deseo de llevar a fin de mes un dinero a su casa, que este jerezano ha dejado de lado la timidez y, muy decidido, ha pegado en las ventanillas de su coche un anuncio que dice así: “Busco trabajo de lo que sea. Con vehículo propio. Teléfono: 685 863 995”.

El coche lo tiene aparcado a las puertas del Centro de Salud de San Benito, donde efectivamente el trasiego de personas es constante. Allí, todo el que pasa se queda mirando ese cartel llamativo de la ventanilla del coche de Jesús. “Decidí poner este anuncio en mi coche -comenta Jesús- el pasado mes de diciembre. Pero hasta hoy no ha habido suerte”.

Y es que “la cosa está muy mala” en Jerez y la provincia de Cádiz en general, pero justamente ayer se conocían los últimos datos de paro, referentes al mes de marzo. Las cifras, de momento, y para no haber sido un marzo con Semana Santa, son positivas. Mejores que otros años atrás. Jerez tiene ahora 351 parados menos que en el mes anterior. Y Jesús Merino quiere ser el próximo en abandonar las listas del paro. “¡Quiero trabajar!”, insiste.

La historia de este jerezano es la de otros muchos de su generación, que se vieron obligados a coger sus maletas y emigrar a las islas en busca de trabajo. Concretamente, Jesús lleva desde los años 90 trabajando en Mallorca todas las temporadas de verano. Incluso estuvo viviendo allí de 1994 al 1999, hasta que nació su hijo.

Cada año, al no encontrar empleo en Jerez, este padre de familia se ve obligado a emigrar a Mallorca, trabaja intensamente durante toda la temporada de verano, dejando en Jerez a su mujer y a sus hijos. Retorna ya entrado el frío con un dinero que les tiene que durar todo un año, hasta que se vuelva a marchar o hasta que en Jerez le den la oportunidad.

Allí en Mallorca ha trabajado en diferentes oficios. Tiene experiencia en la construcción, en la hostelería: tanto en la cocina como de camarero, también como electricista… “He hecho de todo lo que he podido, tengo experiencia en distintos sectores”.

Sus variada trayectoria profesional, unida a una necesidad de tener trabajo en jerez, junto a su familia, es lo que anima a Jesús a trabajar “de lo que sea”, lo que provoca que los viandantes le hagan incluso bromas con tal ofrecimiento.

Pero a él le da igual la “guasa”, porque tiene muy claro que quiere quedarse en Jerez: “Estoy harto de tener que salir fuera para trabajar”. Lleva así 25 años. Está cansado. Son muchos los años teniendo que dejar a su familia durante toda la temporada de verano. Quiere encontrar empleo en su tierra y, aunque lo ve complicado, tiene toda la ilusión del mundo en que le darán la oportunidad. Los datos de crecimiento de empleo, al menos, son esperanzadores.

En su cartel anunciador también especifica que tiene vehículo propio, apto para carga, que puede suponer un valor añadido a la hora de encontrar trabajo de repartidor o mensajero, “o para lo que haga falta”.

Toda la suerte del mundo para Jesús Merino y para todos los jerezanos que hoy siguen buscando trabajo con la ilusión de que, pronto, van a cambiar las cosas para mejor.  Así sea. ¡Adelante!