Exposición ‘De Paso’, once dibujos atribuidos a Lorca, en Chiclana

Las obras fueron donadas al Ayuntamiento chiclanero por Antonio Alonso Alfonseca y datan de entre 1927 y 1935

La delegada municipal de Cultura, Pepa Vela, y el director del Museo de Chiclana, Jesús Romero, han inaugurado la exposición ‘De Paso’, una iniciativa que se pone en marcha con motivo del Día Internacional del Libro, que se celebra el próximo domingo. Así pues, se trata de aprovechar nuevos espacios para nuevas exposiciones y serán los pasillos los que empezarán a albergar nuevas obras, acogiendo en esta ocasión once dibujos atribuidos a Federico García Lorca, que fueron donados al Ayuntamiento por Antonio Alonso Alfonseca. Esta muestra ha sido acotada teniendo en cuenta las obras fechadas entres 1927 y 1935 y ha sido dividida temáticamente en tres secciones: la figura humana, el retrato y la naturaleza.

 En este sentido, Pepa Vela ha destacado que “desde hoy tenemos la suerte de poder disfrutar de once dibujos atribuidos a Federico García Lorca en el Museo de la Ciudad”. “Tal y como se indica en el nombre de la muestra ‘De Paso’, la exposición se ubica en los pasillos del Museo. De esta forma, hemos aprovechado estos grandes pasillos para tener más espacios museísticos”, ha recalcado la delegada municipal de Cultura, quien ha añadido que “no había mejor momento para inaugurar esta exposición que esta semana, en la que conmemoramos el Día del Libro”.

Por su parte, Jesús Romero ha indicado que “se trata de once dibujos atribuidos a Lorca y que fueron cedidos al Museo hace años por una persona cuya familia conozco y que no tenía interés económico, lo que acerca a su autenticidad. Además, estos dibujos vienen del mismo bloque de la vivienda de la mujer del torero Ignacio Sánchez Mejías”. “Por si fuera poco, vemos que un par de dibujos que no son los típicos que uno suele asociar a Lorca. De esta forma, si alguien quiere falsificar una pieza de Lorca, intenta hacer un dibujo que se parezca muchísimo”, ha incidido el director del Museo, quien ha añadido que “las obras estuvieron guardadas en Emsisa y ahora las exponemos en el Museo”.

 Es verdad que si se habla de Lorca, se piensa, sobre todo, en el Lorca ‘poeta’. Sin embargo, el talento creador de Federico García Lorca rebasa con creces esta estrechez semántica y se al poeta en su amplio sentido originario: sus poemas, su teatro, sus ensayos y, más allá de las letras, sus montajes, su música, sus dibujos y pinturas. Y es que la pasión por la imagen, el continuo recurso a ellas, no es sólo una constante en los textos del poeta, sino una constante también en su vida. El dibujo y la pintura acompañaron siempre sus días. Y su obra: diseño de telones para el teatro, dibujos que acompañaron con frecuencia poemas manuscritos, dedicatorias personalizadas al frente de su obra ya impresa o íntimos escritos a familiares y amigos.

 Pero es en 1927, al hilo del estreno de su ‘Mariana Pineda’ y con motivo de su primera exposición, cuando toma Lorca conciencia de sí como artista plástico. En 1932, expone en una muestra colectiva en Huelva.

 Aunque hay un aire de familia en todos sus dibujos y pinturas, cabe distinguir dos etapas en su amplia producción artística: una que arranca aproximadamente en 1923 con una obra que, en sus motivos, se hace eco de su ‘Romancero Gitano’ o del ‘Poema del cante jondo’, o en la que aparecen con frecuencia payasos o imágenes duplicadas; y otra que entronca con su obra más tardía y vanguardista y que, más surrealista, expresa su desprecio por la civilización moderna en su torcida raíz y sus frutos peores.