Un grupo de antitaurinos golpean a Canales Rivera mientras cenaba en Zahara

Tras la pelea ha sufrido un puñetazo en el ojo, lo que le ha producido un derrame ocular

El torero gaditano José Antonio Canales Rivera ha desvelado que el pasado 20 de mayo fue agredido física y verbalmente en un restaurante de Zahara de los Atunes, donde se encontraba cenando con una amiga en el hotel restaurante La Almadraba.

Según confiesa el torero, después de celebrar la comunión de su hija fue a cenar con una amiga a Zahara de los Atunes. En el restaurante coincidió con un grupo, formado por tres chicas y dos chicos de antitaurinos, que nada más ver al torero empezaron a hacer comentarios desde su mesa en tono despectivos contra él y su profesión tachándolo de “asesino“, “matador de vacas asesino”. Antes de salir del establecimiento se acercaron hasta la mesa del torero para dedicarle varios insultos pidiéndole verse la caras fuera del restaurante, mientras el resto de los comensales y camareros pedían que le dejasen tranquilo.

Cuando Canales y su compañía se decidieron a abandonar el local se encontraron por sorpresa con sus agresores, que antes de permitirle reaccionar le increparon con un puñetazo en el ojo, lo que le ha producido un derrame ocular, enfrascándose en una agresiva pelea. El Español informa que el torero cuenta que una de las integrantes del grupo que le había increpado agarró del pelo a su acompañante mientras él tuvo que hacer frente a otro joven que le dejó “un ojo morado“.

Los testigos, según añade El español, aseguran que los golpes se lanzaron en ambas direcciones y, finalmente, la Guardia Civil se personó en la zona para tomar declaración a los implicados. Después de acudir al hospital, Canales puso la denuncia en la comisaría de Barbate: “Hay gente a la que le gustan los toros y otros a los que no, pero nunca me había encontrado con una situación tan desagradable”, lamenta el torero.

El suceso está siendo investigado y aunque todavía no se conoce la identidad de los agresores, tanto el dueño del restaurante como el resto de testigos confirman el testimonio de Canales Rivera, que una vez más se ve envuelto en la polémica y rodeado de violencia.