Caballero rompe moldes en su XXVII Ciclo Cultural

La firma portuense despide su cita anual en El Puerto con un nuevo espectáculo que fusiona cultura, gastronomía y vinos

El Castillo de San Marcos, en El Puerto de Santa María, era testigo este jueves día 24 de agosto de la segunda y última convocatoria del XXVII Ciclo Cultural Caballero. La firma portuense volvía a colgar el cartel de “completo” acogiendo a más de 200 personas que disfrutaron de un nuevo espectáculo alrededor de la gastronomía gaditana.

La de este jueves suponía la velada de cierre a esta nueva edición de una de las citas imprescindibles del verano portuense. Éxito es la palabra que define el resultado de la apuesta de Grupo Caballero al crear un evento que ha supuesto una revolución en el formato hasta lograr un evento participativo y el maridaje perfecto entre producto, vinos y territorio, acompañando con sus mejores creaciones diferentes exquisiteces que da la tierra gaditana.

De la misma forma que el vino del marco se abre camino ante las nuevas generaciones, Caballero rompe moldes y fusiona la cultura, la gastronomía y el vino en un espectáculo de emociones gastronómicas con mucha alma, que ha logrado calar entre un público variopinto con muchas ganas de disfrutar. Juan Mateos, director de RR.PP y Enoturismo de Caballero, se dirigía esta noche a todos los presentes para dar las gracias y manifestar su satisfacción por la excelente acogida a un evento rompedor y muy novedoso respecto a lo que se venía haciendo en ediciones anteriores.

 Con la comida sí se juega, eslogan del evento que firma la agencia gastronómica Eaters, era la propuesta con la que se ha conseguido enamorar a medio millar de personas en dos convocatorias, a través de una experiencia sensorial que mezcla gastronomía con creatividad, innovación y atrevimiento para lograr un efecto único hacia la innovación y las nuevas tendencias gastronómicas sin perder la referencia del producto de la tierra.

El arte de Andy Rivas y la música del grupo Lady & The Catsy acompañaron una noche más este evento que transcurre en los jardines de uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad que la familia Caballero mantiene impoluto para orgullo de portuenses y el disfrute de sus visitante