Triunfo con autoridad del San Fernando ante el Jumilla

Un solvente conjunto azulino obtiene un claro triunfo en Bahía Sur

El San Fernando Club Deportivo ha logrado en la tarde de este domingo un triunfo clave para todos los estamentos del club. No solo por lo abultado de un resultado que provoca que los isleños salgan de la zona de descenso, sino por la forma en la que se ha producido. La escuadra isleña fue netamente superior desde el primer minuto y los goles de Carri, Óscar Martín y Lolo Guerrero le hacen respirar y mirar con optimismo el futuro más inmediato.

Y es que desde el inicio, José Pérez Herrera demostró tener clara su idea. Únicamente Bruno Herrero entró en el once en detrimento de Galindo con respecto al encuentro de Las Palmas. Al poco de comenzar el choque, un autopase de Casares en la frontal del área provocó que Catalá palmease el esférico con la mano y propiciase la primera gran ocasión del choque para los isleños. Carri, que ya ha demostrado en más de una ocasión su pericia en el balón parado no perdonó. Con un tiro seco, abajo, al palo del portero, hizo inútil la estirada de un Mandaluniz incapaz de repeler un disparo tan certero.

Las 1402 personas que hoy se dieron cita en Bahía Sur rugieron como nunca. Era el minuto 5 de partido y las cosas no podían empezar mejor. A pesar de que el FC Jumilla trató de reponerse del duro mazazo inicial, sobre todo por medio de un incisivo Txomin Barcina en la banda zurda, lo cierto es que el San Fernando se sentía seguro de sí mismo y controlaba el tempo del partido a la perfección. Tanto es así que el conjunto azulino no tenía reparos en poner en serios apuros a la zaga visitante a pesar del marcador favorable.

A la contra, Pedro Ríos, que volvió a actuar de falso nueve, Casares, Óscar Martín y Carri generaron bastantes problemas al equipo de Ángel Cuéllar. Incluso Gabi Ramos, hoy lateral zurdo que estuvo soberbio en la ocasión más clara de los jumillanos interceptando una asistencia de Txomin desde la izquierda, y Nano Cavilla se atrevieron en más de una ocasión a subir alegremente sus respectivos carriles.

Tanto es así que en el minuto 36, Nano Cavilla realizó una espectacular jugada individual con varios regates que culminó con un gran disparo que a punto estuvo de sorprender a Mandaluniz. El arquero repelió con apuros a córner mientras el Estadio Iberoamericano aplaudía a rabiar la gran acción del lateral cañaílla.

El San Fernando se sentía cómodo, muy cómodo. Theo no estuvo del todo fino a la hora de lanzar un contragolpe que pudo haber significado el 2-0 si el gaditano hubiera conectado con un Casares que ya había iniciado la carrera hacia el área rival sin oponente alguno. Sin embargo, el premio del tanto llegó poco después y, otra vez, el afortunado fue Óscar Martín.

El canario realizó una de sus ya tradicionales diagonales al filo del descanso. Desde la frontal del área, Martín se atrevió a lanzar un derechazo que superó a Mandaluniz con la ayuda del terreno de juego. La diana no pudo sentar mejor. Gol psicológico que encarrilaba la contienda.

A la vuelta de vestuarios, Ángel Cuéllar modificó su estrategia dando entrada a Chaco. El preparador vinícola buscaba una reacción que no llegó, ya que el San Fernando no se relajó en ningún momento del segundo acto y siguió buscando con ahínco aumentar la renta. Carri, en el 55’, probó con otro lanzamiento de falta que se fue por poco por encima del larguero y, poco después, un centro-chut de Óscar Martín estuvo a punto de ser rematado por Casares en boca de gol.

El San Fernando era un ciclón y, a pesar de los cambios visitantes (agotados en el minuto 60), el guion del choque no varió ni un ápice. Pedro Ríos gozó de dos grandes oportunidades para estrenarse como goleador azulino, pero dicho estreno tendrá que esperar. No obstante, el trabajo del jerezano es encomiable en todas las facetas del juego.

El FC Jumilla tuvo la opción del meterse en el encuentro en el minuto 70, cuando el recién entrado Campoy anotó un gol invalidado por fuera de juego. Las protestas murcianas al colegiado terminaron de desconectar a un equipo que bajó los brazos en la recta final del encuentro.

En ese tramo, con Galindo, Chris y Jacobo sobre el césped, el San Fernando se gustó y redondeó la tarde con un soberbio testarazo de Lolo Guerrero en el área pequeña a la salida de un córner. Incluso su compañero hoy en el eje de la zaga, Alejandro Zamora, se atrevió a lanzar desde la frontal del área la última falta del duelo.

Su disparo se estrelló en el travesaño, pero ya poco importaba. El San Fernando había ganado y convencido a una afición totalmente entregada a la causa y que esta noche dormirá feliz tras lo visto en el coliseo azulino. Próxima parada: FC Cartagena.