Pese a la derrota, el Cádiz se mostró sólido ante el Betis

Los amarillos mantuvieron el tipo ante el quinto clasificado de la La Liga Santander

Las mejores sensaciones han vuelto al Ramón de Carranza. El Cádiz tuteó al quinto clasificado de LaLiga Santander y mereció empatar ante el Real Betis, que apenas logró encontrarse cómodo ante un Cádiz de poderío físico que sólo cometió el fallo de pagar caro sus errores.

El trivote volvía pero de una manera bastante peculiar. José Mari y Abdullah flanqueaban a Álex que jugaba libre en la zona ancha. Junto al resto de cambios, la mayoría consabidos respecto al último encuentro liguero, la intensidad era patente en los amarillos.

En los primeros minutos intentó robar rápido y crear peligro, y rozó el gol en el minuto 5 en un centro de Lucas Bijker que no llegaron a rematar en boca de gol Romera ni Barral. El contragolpe de esa jugada iba a ser de mala fortuna. Un balón despejado por Abdullah rebota en un rival y le cae a Sergio León que arma un derechazo que entra por la escuadra y se convierte en el 0-1.

Pero el Cádiz no decayó. Su actitud seguía siendo la misma y se iba a materializar en el empate. Un robo de Álex habilita para subir la banda a Moha, su centro se convierte en una dejada de Barral al propio Álex que tira y aprovecha el rechace de Dani Giménez para poner el 1-1.

Los béticos no estaban cómodos y los de Cervera tenían claro que tras hacerse fuertes en defensa tenían que buscar la rapidez arriba. A punto estuvo de aprovecharla Barral en un balón largo mal despejado por el portero, pero el isleño se resbaló en el área cuando estaba en posición franca de remate.

La reanudación iba a comenzar con un tiro lejano de Narváez que detuvo sin problemas Yáñez. Pero, al igual que en la primera parte, un error se pagó caro. Nahuel se internó hasta llegar a línea de fondo y conseguir un pase de la muerte para Sergio León que en el minuto 54 ponía el 1-2.

Carranza estaba más que nunca con el equipo y el arreón mereció el empate. Lo tuvieron los amarillos en una jugada de tiralíneas entre Álex, Álvaro y Dani Romera que el almeriense remató pegado al palo. El ariete volvería a gozar de una gran ocasión poco después en un centro de Moha que cabeceó pegado al larguero. La réplica en el minuto 68 con un contragolpe verdiblanco que Fabián remató al palo.

Los últimos minutos apuntaban a Álvaro García, que había entrado por Barral a falta de media hora. El utrerano pudo empatar en un pase de Abdullah que le dejó solo ante Dani Giménez, pero su remate se marchó muy alto con la derecha. La igualada volvía a rondar en una falta lateral sacada por Álex que Dani Giménez detuvo en línea de gol. Por esa misma línea se paseó un centro de Lucas Bijker en el minuto 85 sin que nadie acertara a rematarlo. Los amarillos vieron como Garrido no pudo continuar en el partido y acabaron en inferioridad los instantes finales.

Había que quedarse sobre todo con la imagen, el esfuerzo y el regreso de la filosofía de equipo. No valió para vencer a uno de los equipos más en forma de la máxima categoría, pero sí para reencontrarse a sí mismos.