Buen partido del Cádiz contra el Rayo, aunque no materializan el gol

Los amarillos mostraron muy buen juego pero no llegaron a la portería de los de Vallecas

El Cádiz puso todo lo posible para llevarse la victoria, pero una vez más la suerte esquivó a los amarillos que maniataron durante gran parte del partido al Rayo Vallecano, pero no supo materializar en gol las ocasiones claras de las que gozó.

La ausencia de Garrido y el regreso de Salvi al once titular marcaban las novedades del partido. Cervera optaba por dar la titularidad a BIjker y Barral, que no variaban la idea de partido, pero sí daban otro aire al equipo ante un rival que juega con un peculiar rombo en el centro del campo.

Aunque los amarillos intentaron comenzar el partido controlando se enfriaron al cuarto de hora con un tiro lejano de Unai López pegado al palo. Pero tras un balón entre líneas de Álex a Álvaro que pidió penalti de Alberto, gozaron de las mejores ocasiones. Primero en el minuto 23 con un centro de Salvi que dio en un defensa y se estrelló en el larguero, y poco después con un tiro de Álvaro García pegado al palo tras driblar a varios defensas dentro del área. Pero de nuevo un contratiempo, a la media hora Abdullah se marchó lesionado y tuvo que ser sustituido por Alberto Perea.

Hasta el descanso dos ocasiones más. Primero con un córner de Perea que cabeceó Servando y detuvo el portero en el minuto 37, uno después la tuvo Barral en un robo en media luna que, en el regateo al portero, se vio superado por el defensa que le arrebató la pelota.

La ocasión más clara de todo el partido aún estaba por llegar. Lo haría en la reanudación con un Cádiz que se mostraba superior al rival, y que tras un robo de Perea en el centro del campo acabó con Álvaro García regateando al portero dentro del área y mandando la pelota pegada al palo a puerta vacía.

La entrada de Carrillo por Barral iba a generar una nueva acción ofensiva con un apse de Salvi que el murciano tiró picado por encima del larguero. Los visitantes comenzaron a aparecer tras el esfuerzo físico amarillo, y a falta de un cuarto de hora realizaron su primera acción con un tiro de Beltrán pegado al palo.

Quedaban diez minutos y la última apuesta de Álvaro Cervera fue hacer debutar a Manu Vallejo. La grada estaba volcada con su equipo que merecía claramente la victoria, pero una vez más el corazón no dio más que la cabeza y hubo que conformarse con el empate.