El Cádiz se reencuentra con el gol y da una alegría a su afición

Los amarillos ganan 0-2 al Almería en el Mediterráneo

El Cádiz salió victorioso del estadio de los Juegos Mediterráneos recuperando su esencia. El trabajo, el esfuerzo y el sacrificio devolvieron al equipo al camino de los tres puntos que había merecido en las últimas jornadas.

El equipo titular tenía mucho parecido al de la última jornada, con la única variación de la entrada de Garrido por el lesionado Abdullah. La idea continuista de Álvaro Cervera comenzaba a mostrar la idea del técnico de apostar por un mismo bloque tras la recuperación de varios jugadores.

Los amarillos comenzaron el partido bien plantados, consiguiendo encerrar al rival en su campo, y prácticamente sin existir peligro alguno en el primer cuarto de hora. La primera acción local llegó en el minuto 16 con un centro de Fidel que consiguieron sacar Servando y Cifuentes ante Caballero que estaba presto al remate. Poco después el guardameta detuvo un cabezazo de Caballero en un centro lateral. Pero la ocasión más clara fue en el minuto 27 con un cabezazo de Rubén Alcaraz a la cruceta en un córner sacado por Fidel.

Los amarillos iban a convertir en letal su primera acción de peligro. En el minuto 38 Lucas Bijker consiguió ganar línea de fondo para dar un centro medido a Salvi que remató el 0-1. Pudo llegar incluso el segundo en un tiro de Álex dentro del área que dio en un rival y se marchó pegado al palo.

Cervera iba a dar entrada a Carrillo por Barral en el descanso. Y de las botas del murciano iba a salir el segundo gol en un centro que Salvi convirtió en gol tras luchar la acción por el costado del área. Ampliar ventaja ayudó para abrir más el campo con un rival que se veía obligado a volcarse al ataque. Tras un centrochut de Fidel que repelió Cifuentes, y varias aproximaciones insistentes, el tercero pudo llegar en el minuto 59 con un servicio a balón parado de José Mari que Servando cabeceó y detuvo René.

Ramis comenzó a mover el banquillo dando entrada a tres jugadores en apenas nueve minutos buscando la reacción de su equipo. Nico y Perea fueron los recambios de Salvi y José Mari en el tramo final. Los cadistas tenían el partido bien controlado y buscaban un contragolpe que cerrara el encuentro. Pudo hacerlo en el minuto 83 con un centro de Álvaro García que Carrillo, solo ante René, no acertó a cabecear.

Pero había que conservar la renta y el equipo supo hacerlo a base de orden y saber estar. Los tres puntos volvieron al equipo.