Lo mejor de la 2ª sesión de Preliminares del COAC 2018

Aquí tienes la selección de las coplas más destacadas tras la segunda jornada del concurso en el Gran Teatro Falla

Para todos los gustos. Así fue la segunda sesión de la fase de Preliminares del COAC 2018, que comenzaba con los compases africanos de la chirigota gaditana ‘¿Dónde meto el elefante en el piso de estudiantes?’, una particular tribu de Erasmus del continente negro [Cuartofinalistas en el COAC 2017 con ‘Gora ke hay, Partido Independentista de Cai’].

De “Cadi, Cadi”, con buen humor y un tipo cargado de detalles, dejaron una letra valiente y casi recién salida del horno en el segundo pasodoble, en el que defendieron la libertad de expresión tras las críticas a la chirigota del Selu por actuar, el pasado 21 de diciembre, en un mitin de Ciudadanos en Cataluña.

Después de ellos, era el momento de la comparsa ‘Este Gitano está Majara’ [No participó en el COAC 2017], desde El Puerto de Santa María. Como en los equipos de fútbol de viejas glorias, cuentan en sus filas con algunos componentes históricos de las dos comparsas portuenses más míticas, sirviéndoles el nombre y la idea de la agrupación de homenaje mutuo a quienes antes fuesen rivales.

Interesante mezcla de estilos, siempre desde la defensa de lo añejo. Destacó también su segundo pasodoble, una carta nostálgica a Cádiz por voca del ‘Vaporcito’ del Puerto.

Turno para el cuarteto de Cádiz ‘El equipo “a” minúscula (Comando Caleti)’, bajo la autoría de los reputados Manolo Morera, Iván Romero y Carlos Meni [No participó en el COAC 2017].

No eran pocos los que ansiaban la vuelta del Cuarteto de Morera, todo un asiduo de las finales y que, si es por premios, ha dominado la modalidad en la última década. Alejados del estilo más purista, siempre se han caracterizado por una puesta en escena tan teatral y transgresora, como disparatada. Este año traen una simpatiquísima versión chunga del comando especial de operaciones que liderase en los ochenta el coronel John Hannibal Smith.

Muy buena la parodia, en la que interactuaron con el público y se permitieron alguna licencia improvisando. No obstante, serán sancionados por excederse en su actuación del máximo de media hora que permite el reglamento.

Llegaba el momento de la comparsa ‘Los Noctámbulos’ [Cuartofinalista en el COAC 2017 con ‘Los Incondicionales’], con letra del cantautor y cómico Quique Parodi. El disfraz, bastante trabajado y completo, es una alegoría con la que representan a un búho trasnochador que habita en Cádiz. Los algecireños ofrecieron una presentación efectista, con unos originales juegos de luces y un entretenidísimo ritmo por tanguillos.

La sesión seguía con la chirigota ‘Los No Aptos’, nada más y nada menos que de Burgos [Preliminares en el COAC 2017 con ‘Al destierro’]. Para este 2018 apuestan por un argumento que protagonizan los irreverentes alumnos de un colegio y su estricta profesora.

Evidente es que no son grandes prodigios vocales, algo de lo que son conscientes y que es de agradecer, aunque dejaron detalles a valorar como este homenaje en su movida presentación al recientemente desaparecido Manolo Cornejo, inconfundible maestro en ‘Una chirigota con clase’ y fijo en las agrupaciones del Love.

La comparsa del gaditano Nene Cheza, ‘El rincón del duende’, defendió su papel como cabeza de serie. Se trata de la comparsa con mejor clasificación en el pasado concurso que ha pasado por las tablas hasta el momento [Semifinales en el COAC 2017 con ‘Los Depredadores’].

Ataviados como duendes oriundos de los cuatro grandes barrios de Cádiz (El Pópulo, Santa María, El Mentidero y La Viña), volvieron a utilizar las letras para la denuncia social con una cuidada afinación. El segundo pasodoble, una firme e irónica crítica al machismo en el carnaval, aplaudida por quienes ocupaban las butacas del Gran Teatro Falla.

Cerró la jornada chirigota ‘Los que van a su bola, en este caso procedentes de Alcalá de Guadaíra [No participó en el COAC 2017 con ‘La comparsa de la reina]. Presentan un personaje que vive aislado, dentro de una bola, para evitar el contagio de enfermedades a través del aire. Sorprendieron con un elaborado primer pasodoble, todo un piropo a Cádiz cargado de humor y con una melodía bastante dulce.