Lo mejor de la 5ª sesión de Preliminares del COAC 2018

Aquí tienes la selección de las coplas más destacadas tras la quinta jornada del concurso en el Gran Teatro Falla

Noche discreta en el teatro de los ladrillos ‘coloraos’. Pocas sorpresas y algún chasco fueron las claves de una sesión que se hizo corta en su conjunto y larga por momentos. Sin embargo, hubo hueco para varias coplas notables que aquí repasaremos.

El pistoletazo de salida lo daba el coro ‘El Conquistador’, llegado desde Mérida [No participaron en el COAC 2017]. Dispuestos a plantar bandera en el corazón de los gaditanos, dejaron muy buenas sensaciones en lo vocal y en lo musical tras esta primera visita al Falla. Quizás, una buena parte del mérito haya que concedérsela a Miguel Ángel Sánchez ‘Tron’, reconocido miembro del coro de Faly Pastrana, hasta hace poco de la comparsa de Juan Carlos Aragón, y que es el autor de las melodías.

El segundo tango lo reservaron a uno de los temas estrella del presente concurso: El machismo. Como curiosidad, el propio alcalde de Mérida, el socialista Antonio Rodríguez Osuna, participa en esta agrupación como un componente más. Sin duda, se trata de un proyecto que recogerá buenos frutos y que ha germinado desde una sólida base que les permitirá seguir creciendo.

Continuaba la sesión con la chirigota sevillana de José Antonio Alvarado, ‘Los Crazy de los 40’ [No participaron en el COAC 2017]. Tras varios años ausentándose, este 2018 apuestan por un tipo de ‘runners’ en decadencia. El repertorio trae casi constantes golpes de humor, volviendo a dedicar espacio en los pasodobles para la crítica.

El popurrí, marca de la casa, estuvo plagado de situaciones cómicas que fueron regocijo del respetable.

Momento para la comparsa ‘El Ingeniero’ [Preliminares en el COAC 2017 con ‘El penal de los vencidos’], de El Puerto de Santa María. Vienen representando las distintas deidades del mundo, equiparándolas en importancia y significación.

Sin duda, no estamos ante uno de los grupos más compactos y afinados del COAC 2018. Tampoco el disfraz optará al premio ‘Aguja de Oro’ que cada año otorga la televisión pública de todos los andaluces. Sin embargo, el primer pasodoble dejó un buen mensaje en torno a la igualdad entre los seres humanos.

La chirigota de Cádiz ‘Los Campeones’ tomaba el testigo [Cuartofinalistas en el COAC 2017 con ‘Al borde del precipicio… Los Rancios’]. ¿De qué van? De pringados, básicamente. Son hombres desafortunados que no se libran de las desgracias del destino.

¿Lo más destacado? La música del pasodoble, de Manuel Sánchez Alba ‘Noly’. El primero, de los de vellito de punta, fue una firme defensa a Cádiz al compás del 3×4 más puro y que sus componentes supieron interpretar a las mil maravillas.

Desde San Fernando, llegaba la comparsa ‘La Oportunidad’ [Preliminares en el COAC 2017 con ‘No tengas miedo’]. Tipo simbólico y optimista con el que nos ofrecen la posibilidad de comprarles pócimas para una vida de éxito.

No sólo han tomado prestado el forillo (para los menos duchos en la materia, el decorado trasero) de la comparsa ‘Los Aprendices’, de Tino Tovar (2003). También algunos acordes de su presentación evocan a aquella escuela de magos que el autor gaditano llevase a la Gran Final hace ahora 15 años. En cualquier caso, buenísimo espejo en el que mirarse y que, entre otras cosas, les permite una espléndida actuación con unas voces correctísimas.

Momento para la chirigota viñera ‘Los Brujos Titis’, de Manolito Santander y el compañero del gremio periodístico José Manuel Sánchez Reyes [2º premio en el COAC 2017 con ‘Los de Cádiz Norte’]. Son, en cierto modo, la versión chirigotera y jaranera de la comparsa ‘El Brujo’ de Antonio Martínez Ares (1995).

Con la esencia más gaditana como baluarte, pusieron al teatro de su lado con el segundo pasodoble, un homenaje a ‘Me han dicho que el amarillo’, el himno oficioso del Cádiz que fue concebido como pasodoble para ‘La Familia Pepperoni’, chirigota del año 1998.

Cerró la comparsa marbellí ‘Los Hombres del Rey’, constructores del paso existente en el desfiladero de los Gaitanes, en la provincia de Málaga [No participaron en el COAC 2017].

Sus voces, de gran potencia, y una música cuidada, fueron sus principales bazas. Hicieron una bonita analogía entre el amor hacia hijos y padres que fue aplaudida rebosantemente por el público del Falla.