Los líderes mundiales se reúnen en Cádiz

La chirigota del Selu –‘Grupo de guasa’- rompe sus propios estereotipos en una nueva genialidad del célebre autor

Selu – el Selu de Cádiz- ha roto todos los estereotipos -los suyos propios inclusive- para acallar algunas voces y rematar su consagración como el genio -sin parangón- en la modalidad de la chirigota. ¿Que no cuidaba la música? ¿Que no destacaba el potencial interpretativo -diferenciador- de unos componentes sobre otros?

Chirigota del Selu – Grupo de Guasa | Por Manuel Fernández

En preliminares dio todo un pelotazo cuando el Falla subió el telón de todas las expectativas. Este pasado jueves llegó la hora de la puesta de largo. Su ‘Grupo de guasa’ no uniformaba a todos los integrantes de la chirigota en un mismo ‘tipo’ costumbrista, según la tradición apenas inalterable de estos inseparables amigos de siempre. En ‘Grupo de guasa’ cada cual interpreta un personaje distinto. Líderes mundiales a granel. Trump, King Jon-un, Putin, la reina madre, Merkel… ¡Menuda tropa!

¿Ha gustado que el Selu rompa sus propios esquemas? ¿Cómo ha calado el invento de este consejo de administración mundial en el gusto de los aficionados? De entrada el Teatro Falla se puso en pie -y en clave de ovación- repetidas veces durante la actuación. “Esta noche no me acuesto, que vengo de borrachera, que con el Trump, Trump, Trump…”.

Una parodia internacional de altura. Con golpes de humor a cada instante. Selu es un guionista de altos vueltos que agudiza la creatividad de la actualidad más crujiente -y menos perceptible la mayor de las veces-. Su ingenio creativo siempre alcanza otra vuelta de tuerca. “Tanto hablar del medio ambiente y del otro medio no habla aquí nadie”. Recuerdan estos chirigoteros a los celebérrimos cuartetos de Pepe ‘el Peña’ y Juan ‘el Masa’. Sobre todo en la mítica puesta en escena de dos ilustres personalidades internacionales: ‘La boda del siglo’, año 1982.

“No temedle al fin del mundo. Temedle al final del mes”. El riesgo incluso actoral de ‘Grupo de guasa’ afila el más difícil todavía, en tanto en cuanto prácticamente todos los integrantes ejercen de solistas en un momento u otro del pase. “Reunión urgente por la democracia”… “Reunión urgente por el medio ambiente”… “Reunión urgente por…”. Quizá la composición musical de los pasodobles sufra -se desdibuje- a causa de tanto parón de partes habladas. Pero este debe, este pespunte, queda neutralizado con creces en el papel -cuajado de gracia- de José Mari, tan pletórico de cantes y de intervención unipersonal -un artista innato del humor con ángel-.

La afinación del grupo merece un diez. Así como la caracterización. ¿Reinvención sobre patrones no del todo explorados? Selu mezcla la tradición con la vanguardia en el guión de una chirigota que ha sorprendido a propios y extraños. Los líderes mundiales se han reunido en Cádiz. Y volverán a hacerlo episódicamente -de seguro- hasta la noche de la Gran Final. Nadie ha osado dudarlo: estos altos representantes internacionales son… más que aptos.