Fernando Alonso compaginará la F1 con el WEC como piloto oficial Toyota

El piloto español, más lanzado que nunca para lograr la ‘Triple Corona’

Por Keko Romero Sánchez

Fernando Alonso disputará el Campeonato Mundial de Resistencia -WEC- en el equipo oficial Toyota. Así lo ha hecho público el propio combinado nipón Toyota Gazoo Racing además del entorno del propio piloto asturiano, lo que significa que competirá en las míticas 24 Horas de Le Mans, lo que corrobora su ambición de lograr la mítica ‘Triple Corona’, galardón que a día de hoy sólo está en el haber del difunto Graham Hill, y que acredita haber vencido en las denominadas ‘Carreras de Reyes’: el GP de Mónaco de F1, las 24 Horas de Le Mans y las 500 Millas de Indianápolis.

Fernando Alonso, cuando probó el Toyota del WEC el otoño pasado. Foto: Toyota Gaza Racing

El bicampeón de F1 se fija esta temporada un intenso programa de trabajo ya que disputará las 21 carreras que conforman el Mundial de F1 más cuatro de las cinco que componen el Campeonato de Resistencia. o sea, un total de 25 meetings que se va a meter en el cuerpo Fernando. Sólo se deja la carrera de Fuji del WEC al coincidir con el GP de EEUU de F1.

En lo que a la participación en el WEC se refiere, Alonso lo afronta con altísimas garantías de éxito, pues lo hace en la máxima categoría del mismo, en la LMP1, de la mano del único equipo oficial que queda, Toyota. Alonso compartirá volante en el TS050 Hybrid con dos ex pilotos de F1 con los que compitió en el pasado, el suizo Sebastian Buemi -ex Toro Rosso- y Kazuki Nakajima -ex Willians-. El segundo coche de Toyota apuesta por la terna Mike Conway, Kamui Kobayashi -también ex piloto de F1- y el argentino José María ‘Pechito’ López, que acompañó a Alonso en sus primeros años en Renault como piloto de pruebas.

Todo parece indicar que Toyota pone toda la carne en el asador para lograr el ansiado triunfo en las míticas 24 Horas de Le Mans tras el dramático final del año pasado, cuando Kazuki Nakajima lideraba la prueba y el Toyota dijo basta a falta de nueve vueltas. Sus lágrimas fueron un poema pues auto y piloto japonés dominaban la prueba con mano de hierro. En esta ocasión, Toyota tiene una obligación moral de ganar no ya sólo por el hecho de que Fernando Alonso esté entre sus pilotos, sino que son el único equipo oficial en la clase LMP1 tras la salida de Porsche y Audi.

Hace mucho tiempo que ningún piloto de Fórmula 1 compagina con otra categoría, y menos con una como el WEC, cuyo nivel de exigencia es muy similar. La paulatina profesionalización del deporte del motor había llegado al punto de no garantizar que el ser competitivo en una competición garantizaba serlo en otra también ni aún contando con el mejor material en cada una. Que se lo digan a Mika Hakkinen, que tras sus dos títulos de F1 dio el salto al DTM alemán de turismos y pasó sin pena ni gloria. O a Juan Pablo Montoya, que no pudo lograr el ansiado Título Mundial de F1 después de ganar la Indy 500 en 1999. Precisamente, Montoya es el piloto que en estos momentos está más cerca de lograr la Triple Corona, puesto que sólo le falta Le Mans al tener en sus vitrinas los trofeos del GP de Mónaco de F1 y de las Indy 500.

Sea como sea, el propio Fernando Alonso deja claro que su principal objetivo es el Mundial de F1, donde tiene grandes esperanzas de ser competitivo con su nuevo McLaren con motor Renault. De hecho, es McLaren quien ha dado el visto bueno para que pueda correr el WEC con Toyota. Falta todavía cerca de dos meses para que empiece el calendario de deportes del motor, pero ya estamos deseando que lleguen los ‘Domingos de Carreras’.