Dimite el capataz del paso de Jesús Yacente de El Puerto por el asunto de las cuadrillas mixtas

La hermandad defiende que ha actuado “siguiendo las pautas marcadas por los capataces” y critica los “insultos y amenazas

La hermandad de la Soledad de El Puerto de Santa María ha informado a través de un comunicado de que el capataz designado el pasado mes de noviembre para dirigir el paso de Jesús Yacente en relevo de Álvaro Morales, quien renunció al puesto al no prosperar su petición para que su hija cargase en el paso alegórico de Las Escaleritas, ha dimitido también como capataz ante la “presión a la que ha sido sometido” a cuenta de la decisión de los capataces de esta hermandad de no conformar cuadrillas mixtas de hombres y mujeres para portar las imágenes.

Según rememora la hermandad en su propia página web, ya en noviembre de 2017, el entonces capataz del paso de Jesús Yacente abordó con la hermana mayor la petición del primero respecto a que su hija cargase en el paso alegórico de Las Escaleritas, bajo la premisa de que Morales manifestaba que por ética, “tendría que presentar su dimisión irrevocable si su petición no era atendida”.

En ese sentido, señala la hermandad que tras consultar con los capataces de los dos restantes pasos de la cofradía, quedó de relieve que los mismos “no trabajan con cuadrillas mixtas, pero si viene el número de mujeres que calzan los pasos, no tienen ningún problema en que salgan en la estación de penitencia, pero cuadrillas mixtas no”.

Tal extremo habría llevado a que el capataz del paso de Jesucristo Yacente consumase finalmente su dimisión, siendo designado un nuevo capataz que habría puesto la condición de que no trabajaba “con cuadrillas mixtas”.

A partir del 17 de enero, según la hermandad, habría comenzado “una vorágine de falsedades y verdades medias, que sacadas de contexto tienden a confundir y distorsionar la veracidad de los hechos y que han dañado la imagen de la Hermandad”, toda vez que ese mismo día, la concejal de Igualdad del Ayuntamiento de El Puerto, Matilde Roselló (IU), mostraba su apoyo a “dos costaleras portuenses que tras más de diez años cargando en dos hermandades de la Semana Santa portuense han sufrido un nuevo acto de discriminación machista por el mero hecho de ser mujer”.

“Durante todo este periodo, se han aguantado insultos, presiones, amenazas y agravios contra la hermandad, la Junta de Gobierno y los capataces designados para esta cuaresma y hasta hemos recibido una notificación por escrito del Gabinete de Alcaldía, para que reconsideremos nuestra decisión adoptada, sin haber siquiera escuchado la decisión que la Junta de Gobierno ha tomado con respecto a las cuadrillas, siguiendo las pautas marcadas por los capataces”, critica la hermandad, según la cual el actual capataz del paso de Jesucristo Yacente ha dimitido al “no aguantar la presión a la que ha sido sometido”.

Dado el caso, la junta de gobierno de la hermandad ha decidido hacerse cargo del paso en cuestión “sólo por este año”, para “no tener que tomar medidas más drásticas que podrían dañar aún más la imagen” de la cofradía, designando a tal efecto a cuatro responsables de la cuadrilla de dicho paso.