Lo mejor de la segunda sesión de Semifinales del COAC 2018

Aquí tienes las coplas más destacadas de la vigesimoséptima jornada del concurso carnavalesco en el Gran Teatro Falla

Un cartel de primer nivel marcó la segunda sesión de Semifinales en el teatro de la Tacita de Plata. Tanto las acertadas letras, como unas voces lujosas, fueron claves en un pase que acarreará intensos debates en el Jurado antes de determinar qué agrupaciones son las que pasan a la Gran Final del próximo viernes 9 de febrero.

Humeantes, los primeros en aparecer en escena fueron los hombres de Faly Pastrana, ‘Los Chimenea’ [2º premio en el COAC 2017 con ‘El Batallón Fletilla’]. No le busquen los tres pies al gato; son un coro, parecen un coro y suenan como un coro. Los deshollinadores más gaditanos han sabido mantener la esencia de la modalidad, haciendo disfrutar a los más puristas sin olvidarse de añadir melodías con tintes frescos.

Uno de sus tangos fue una contundente crítica contra la intolerancia que perciben en determinados independentistas catalanes. El siguiente recordó que el Falla, por mucha expansión territorial que disfrute la fiesta, es la genuina meca carnavalera. Ya en los cuplés, bromearon acerca de las cofradías y la Familia Real. En resumen, completaron una notable actuación en la que supieron sacar aún más lustro al plano musical.

Tras la comparsa infantil “¡Canta!”, en calidad de invitada y muy trabajada en todos los aspectos, se presentó la chirigota ‘No tenemo el Congo pa farolillos’ [1º premio en el COAC 2017 con ‘Los del Planeta Rojo, pero rojo, rojo’]. La tribu que comanda José Antonio Vera Luque está en casi todas las cábalas para cubrir uno de los cuatro primeros puestos, y es que sus letras volvieron a arrancar aplausos y risas a partes iguales.

El primero de los pasodobles que cantaron no fue especialmente singular, puesto que se centró en “La Manada” de los pasados Sanfermines y el machismo imperante en la sociedad. No obstante, el arrojo en la interpretación y la elegancia en el tratamiento de la temática hicieron de la copla un plato digno de los mejores paladares. Después tiraron de ironía para criticar otro de los asuntos más recurrentes del COAC 2018; el racismo. Aquí, tendieron la mano a las personas negras, a las que pretenden parodiar pero también homenajear, dejando claro que no son sus enemigos.

Protagonizaron los cuplés ‘La Peste’, recientísima producción audiovisual española, y el empresario cordobés Miguel Ángel Tamarit, por sus declaraciones con las que tildó a los gaditanos de graciosos y vagos. Sin duda, tienen muy cerca la posibilidad de cazar un premio.

Andalucía se levantaba para recibir a la comparsa ‘El Perro Andalú’ [2º premio en el COAC 2017 con ‘La Eternidad’]. Con poquísimo que objetar en afinación, armonía y musicalidad, parece que versaron en el primer pasodoble sobre la historia de un niño enfermo. Aquellos que debieron entenderlo regalaron un sonoro aplauso. Para el segundo, Ares optó por un lenguaje descifrable y brillante con el que criticó la estrategia política del Partido Socialista. Todavía debe estar resonando dentro de la cabeza de Felipe González, Susana Díaz o Pedro Sánchez.

Los cuplés no generaron ningún despiporre, hay que ser sinceros. En la línea del maestro, gozaron de más sutileza y chispa que de humor como tal. Uno, sobre la comida minimalista. El otro, en torno a los injertos capilares. Pese a todo, estamos hablando, para que nos endendamos, del Real Madrid o el Barcelona de las comparsas. Nadie puede, ni debe, descartarles ante la posibilidad de lograr algún título esta temporada.

Era el turno del cuarteto ‘El Trío’ [No participó en el COAC 2017]. Borja, Pedro y Yeray volvieron a estar sembrados, con una parodia cargada de golpes, unos buenos cuplés (para la comparsa ‘Los Prisioneros’ y las vestimentas de estos tiempos), pero sobre todo un tema libre genial, gracias a la aparición de “La Gogó del Corralón”. Mejor será no comentar mucho más y disfrutar directamente de este momentazo marca de la casa.

Mostrando sus mejores armas, llegaron ‘Los Mafiosos’, la comparsa de Juan Carlos Aragón [3º premio en el COAC 2017 con ‘Los Peregrinos’]. Con interpretación, garra y sencillez, se conjuraron para cantar una dulce letra a las madres y otra ácida contra la figura del rey de España. Lo más aplaudido fueron los cuplés, que recordaron a las mejores épocas chirigoteras de Aragón. En el primero de ellos hablan de un robot multifuncional, mientras que en el segundo el remate casi vuelca el teatro al desvelar cierto negocio oculto que se traen entre manos.

En resumen, completaron un pase equilibrado y ahora serán los hombres y mujeres que lidera Jesús Monje quienes decidan hasta dónde llegarán.

Después de la mafia le tocaba trabajar a ‘Don Taratachín’, el personaje que han creado los celebérrimos Julio Pardo y Antonio Rivas [3º premio en el COAC 2017 con ‘Por Andalucía’]. En el primer tango, con denuncia social implícita y cargados de temple y tablas, plantearon la historia de dos jubilados con la intención de ser abuelos. El siguiente iba a ser para la cantera, si bien pareció esconder una segunda intención dirigida hacia otros autores y compañeros de la modalidad. Y es que la pluma de estos coristas nunca deja puntada sin hilo, motivo que les hace estar siempre arriba en la clasificación.

En la faceta humorística bromearon sobre la vuelta a los escenarios del clásico grupo de ‘Los Piratas’ tras el vigésimo aniversario del estreno de dicha comparsa, además de hablar de la pista de patinaje que se instaló en la plaza gaditana de San Antonio durante las fiestas navideñas.

Aparecía sobre el escenario la chirigota ‘Este año nos veréis en el altar’, una de las sorpresas de esta fase de Semifinal [Cuartofinalistas en el COAC 2017 con ‘Las Listas de Boda’]. Tampoco es que fuesen demasiado originales en las materias que tocaron, pero sí en el tratamiento de las mismas. Entonaron sendos pasodobles contra “La Manada” y otro a Cádiz al que no faltó la terminología religiosa, acorde al tipo. Estábamos ante una de esas letras que podrá cantarse de forma recurrente en las esquinas de la ciudad trimilenaria.

Sus cuplés, con una parroquiana pechugona y una apelación directa al Jurado, pusieron la nota chisposa. Pronto sabremos si escuchan sus plegarias y les permiten volver a peregrinar hasta el Falla.

El reloj marcaba la hora de la comparsa ‘Tic-Tac, Tic-Tac’ [Semifinalistas en el COAC 2017 con ‘El Ángel de Cádiz’]. Está claro que Tino Tovar es un amante de las pequeñas cosas, de los detalles más ínfimos que hacen grande nuestro día a día. Se le notó en el primer pasodoble, con el que le quitó hierro a la muestra de carnaval que tuvo lugar en el Liceo de Barcelona el pasado año para defender el carnaval más puro, simple y callejero. Después tuvo tiempo de exponer el amor de un viudo que no olvidará a la mujer a la que amó. De vellito de punta.

Los cuplés fueron hilados, con temática picarona. Para un gran número de aficionados, su segundero debe volver a girar una vez más antes de la marcha indefinida que Tino ha anunciado para el cierre de este curso.

La última agrupación en alzar las cortinas fue el Cuarteto de Joselito, con la dificultad añadida que eso supone [2º premio en el COAC 2017 con ‘Los del Patronato’]. Javi Aguilera y Ángel Piulestán habían confeccionado para este pase otro puñado de situaciones disparatadas en su Macondo particular.

Afortunadamente, lograron poner al público de su parte con cierta facilidad. A la hora de entonar llegaron a contar con el cameo de Carlos Meni, rival de la modalidad en el plantel de Manolo Morera, ya que una de sus letras habló con sorna sobre la manera de escribir de Martínez Ares. En el tema libre fue una procesión por las calles de la aldea la que copó todo el desarrollo. ¿Podremos tener este año cuatro cuartetos en la Final? Ojalá que sí.